El Quinto Pecado Capital

Nací libre sin darme cuenta de ello, con el tiempo mi libertad se fue mermando por mis miedos y temores. De poco a poco me vi inmersa en los estigmas sociales, verdugo que me ha ido acompañando en cada momento de mi vida, empujándome al laberinto del Minotauro. Me preguntaba como salir de aquella prisión sin encontrarme con aquel monstruo que se alimentaba con gula haciéndose más fuerte.

Reflexioné en aquella prisión de calles sin salidas con muros infranqueables coronados con alambres espinadas, en el que sólo respiraba soledad, desesperación, apatía, vacío y vergüenza.

–¿Porqué mi libertad se ha visto marcada por unos estereotipos sociales que me han convertido en esclava de mi imagen?, ¿porqué no me he dado cuenta que seguir siendo libre depende de mí? Yo tengo la solución, yo puedo recuperar mi libertad.

Todos los laberintos tienen salida, igual que Dédalo lo construyó con ingenio para encerrar al Minotauro, el entramado tenía una solución. Igual que el joven Teseo pudo salir de él con la ayuda del hilo de Ariadna, dando muerte al Minotauro.  

Yo también maté al bulímico monstruo. Me desencadené de las garras del quinto pecado capital, me liberé de la condena del tercer círculo del infierno, definido por Dantes en la Divina Comedia. Maté al Minotauro, al Monstruo de las Galletas, a los bacanales excesos, al desenfreno de la embriaguez que me había hundido en las cloacas del averno.

Siempre hay una salida que te lleva al camino de la serenidad, del equilibrio; al sendero de la fortaleza; a la vida.

3 comentarios sobre “El Quinto Pecado Capital

  1. Me encanta como describes por el infierno que has pasado. Yo lo sufrí de muy jovencita con la bulimia, pero según el psicólogo solo era para llamar la atención y el cariño, respeto y reconocimiento a todo el esfuerzo diario que hacía con 12 años. ( Colegio muy elitista, ballet, natación,baloncesto y los fines de semana con el Opus a ver a los niños con cáncer y a cantar en misa. TENIA QUE SER PERFECTA. Cómo no; hija única de un teniente y una sierva del señor (mi madre era monja salesiana). No me enrollo más. Espero que estés bien, un abrazo muy grande. Soy Sara de Alrex.

    Le gusta a 1 persona

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s